Magdalenas de nata y Pedro Ximénez | Una merienda digna de confinamiento

¡Hoy toca recetita dulce! Unas magdalenas de nata con bien de Pedro Ximénez. Las preparas en un momentito y ya tienes tu desayuno o merienda de domingo listo para disfrutar.

Ay, amigos, esto del confinamiento va a volvernos a todos locos. Nosotros procuramos mantenernos ocupados todo lo que podemos, el lavavajillas y la Thermomix no terminan de comprender tanto uso de repente y la lavadora hace unos días decidió que ya no lavaba más y se murió. Así sin más.

Así que, antes de que el resto de electrodomésticos decidan por unanimidad unirse a la huelga, estamos aprovechando para recopilar, grabar o fotografiar muchas de las recetas que vamos haciendo en estos días. Al fin y al cabo, creemos que lo mejor que podemos hacer durante estos días es seguir haciendo lo que más nos gusta, COCINAR.

En nuestro perfil de Instagram y Facebook podéis encontrar la receta de unos garbanzos con bacalao y lechuga de mar, unas papas con carne, una tarta de queso o un steak tartar de salchichón, por ejemplo. ¡Pásate por tu red social favorita y échales un ojo! Y además, en nuestro blog, también podéis encontrar, entre otros platos, nuestros garbanzos con langostinos o nuestras albóndigas de pollo al tomillo.

Pero bueno, aquí hemos venido a hablar de magdalenas de nata borrachas. Y más que a hablar, a meternos en faena, así que venga, apunta, que son muy fáciles y mira qué pintaza tienen. Nosotros nos las hemos merendado hoy y… 😋😋😋😋

Ingredientes:

350gr de harina

1 sobre de levadura química

4 huevos medianos

150gr de azúcar (puedes poner un poco más, pero en casa no nos gustan demasiado dulces)

1 chorrito de Pedro Ximénez (al gusto, según tu grado de hartismo en el día de hoy, también puedes omitirlo o cambiarlo por vainilla si hay niños en casa, por ejemplo)

100gr de nata

200gr de aceite de oliva suave

Unas pepitas de chocolate (también opcional)

Otros cacharros:

Cápsulas de magdalenas

Un molde para magdalenas (también os valen unas flaneras aptas para horno, por ejemplo)

Nosotros las hemos preparado en Thermomix, pero os vale también cualquier otro procesador de alimentos o incluso una batidora de varillas de toda la vida.

¡Vamos al lío!

Lo primero que vamos a hacer va a ser poner el horno a precalentar a 210º calor arriba y abajo

Y empezamos con la receta: vamos a tamizar la harina y la levadura. Si usas algún cacharro tipo Thermomix, basta con unos segundos a velocidad 7-8. Si no, un tamizador o un colador fino sirven perfectamente. Tamizamos y reservamos.

Aquí viene lo más lento de la receta, que es aportar aire suficiente para que queden así de bellas y esponjosas.

Ponemos a batir los huevos con el azúcar y el añadido que queramos (el PX, la vainilla, un poquito de canela, ralladura de naranja o limón… lo que más te guste).

Deberemos batir al menos durante 10 minutos hasta blanquear el huevo y que quede muy esponjoso. En thermomix, a velocidad 3 con la mariposa. Con tu batidora de varillas a velocidad media.

Cuando pase este tiempo, añadimos el aceite y la nata y seguimos batiendo un par de minutos más a velocidad baja hasta intregrarlo todo. En themomix a velocidad 2 basta.

Ahora vamos a integrar los sólidos. Para ello necesitaremos una espátula y lo haremos a mano. ¡Fuera aparatos, no queremos perder todo el aire que hemos conseguido!

Iremos agregando la harina y la levadura tamizadas poco a poco y mezclaremos con movimientos envolventes hasta que nos quede una masa homogénea y sin grumos. Paciencia y delicadeza, ¡que al final queda perfectamente lisa!

Ya solo nos queda colocar las cápsulas en el molde y rellenarlas unos 2/3 de su capacidad. Puedes usar una manga pastelera o simplemente una cuchara. Añadimos unas pepitas de chocolate por arriba y espolvoreamos un poco de azúcar.

¡Y al horno! En unos 12 minutos más o menos deben estar listas. Vigílalas de vez en cuando y no abras el horno antes de que suban del todo. Cuando veas que están doraditas, abre el horno, pínchalas con un palillo y si sale limpio, ¡misión cumplida!

 

Ya sabes, si te animas con estas magdalenas de nata y Pedro Ximénez, mándanos una fotito o cuéntanos en comentarios qué tal te han salido y qué le has puesto tú de condimento secreto.

¡Nos vemos prontito, o eso esperamos! Mientras tanto, quédate en casa… ¡y cocina mucho!